El Escondite de los Olvidos.

Gabinete del Dibujo y de la Estampa Valencia.

Entrevista realizada por Alberto Asprino.

 

La cerámica contemporánea en Venezuela presenta un particular y revelador espacio en el contexto de las artes visuales. Ya son reconocidas todas esas entregas personales que desde el barro y el fuego se esforzaron toda una vida para otorgarle gran distinción y significación.

Hoy una generación emergente asume ese sensible legado, buscando asumir los nuevos caminos que tanto exige el acto creativo.

María Esther Barbieri asume ese riesgo, por lo que es pertinente indagar en sus motivaciones y búsqueda individual.

 

ALBERTO ASPRINO: Me llama la atención, que graduada de Ingeniero Industrial y habiendo ejercido tu profesión con proyectos de gran envergadura, te hayas "pasado al bando del  arte", identificándote con la cerámica, cuyo proceso técnico es complejo por demás. ¿Qué te motivó a indagar en el arte?

 

BARBIERI: Pienso que el ser humano anda siempre en una búsqueda constante, pasa la vida haciéndose preguntas sobre su existencia y sobre lo que muchos llaman "misión", en otras palabras ¿a qué vine?; hubo un momento en que llegó esa pregunta y la respuesta que encontré fué la de sumergirme en el arte, que 

1/36

desde niña, aunque en otras áreas, siempre formó parte de mi vida, sólo que al momento de decidir de qué forma me ganaría la vida me incliné por las matemáticas que juegan también un importante papel para mí y que de alguna u otra manera se encuentran siempre presentes en algunas de mis obras. El arte es paz, es mi refugio, cuando estoy creando es como estar en un mundo aparte, no soy la única que tiene esa sensación cuando crea, pienso que los humanos decidimos crear, porque necesitamos comunión con nuetro interior.

 

AA: Como creadora emergente has porcesado todo cuanto ha acontecido en el medio artístico y en tu caso particular, procurando reflexionar cada paso. ¿Se libera Barbieri de tanta información obtenida como referente intelectual?

 

BARBIERI: Bien, liberación como tal, no, quizás porque no quiero liberarme por completo de ésa información, más bien existe como una clasificación de la información y ésta es utilizada a medida que se necesita, la voy como dosificando y es infinita porque mientras uarmás investigas más quieres saber, es muy rico, interactuar con otras culturas, conocer el por qué de ciertos acontecimientos, reflexionar sobre ello y sacar tus propias conclusiones, este feedback es lo que me permite crear.

 

AA: Tu presencia en diferentes escenarios expositivos ha venido destacando un lenguaje plástico,por definirlo de alguna manera, distinto. ¿Cómo lo configuras?

 

BARBIERI:Yo creo que todo lo que se hace debe "decir algo", comunicar emociones, denunciar eventos; las diversas técnicas plásticas que uno ha ido aprendiendo, permiten que se conecten entonces éstas emociones con la técnica y se hace la amalgama perfecta, cuando la idea surge no se hace pensando en que será algo distinto, sino que existe como una necesidad de expresarse de una manera diferente a la convencional.

 

AA: ¿Se entremezclan el conocimiento académico y la exigencia técnica?

 

BARBIERI: Definitivamente si, el conocimiento académico está latente en todo momento y aflora en el momento indicado es algo que se logra casi de manera inconsciente.

 

AA: ¿A qué le procuras prestar más dedicación, al proceso artesanal característico de la cerámica o al contenido conceptual?

 

BARBIERI: Hasta el momento creo que están mano a mano, siempre lo conceptual me atrapa, las obras conceptuales siempre han despertado en mí una gran admiración, el proceso artesanal en el caso de la cerámica también requiere dedicación ya que por mi personalidad o carácter soy muy exigente el el acabado de una  pieza, pero creo que esta es algo ya personal.

 

AA: La utilización de la porcelana como materia estética contemporánea ha tenido gran auge en la mayoría de los escenarios cerámicos internacionales y sus aportes son más que conocidos ¿Por qué te identificas con tan específico material?

 

BARBIERI: Yo me inicio en las Artes del Fuego con la arcilla y no con la porcelana, pero a medida que fui encontrando el camino hacia el cual quería dirigir  mis pasos en esta área, me percaté de que el blanco puro de la porcelana no lo obtendría con engobe alguno, sobre la arcilla. Lo que busco es la representación de objetos tejidos, indígenas o autóctonos de nuestro país, pero a través de un material frágil y puro como puede ser la porcelana.

 

AA:  La porcelana y lo antropológico por un lado y por el otro el tema indigenista y popular, caracterizan tu obra actual. ¿Cómo haces para no crear rupturas entre ambos aspectos?

 

BARBIERI: Yo te respondería con una frase muy utilizada en nuestra cultura "los opuestos se atraen", pienso que ahí está la magia, el huequito que encontré que me hace sentir tan cómoda, blanco y negro, son opuestos; resistente y frágil, son opuestos; ilencio y ruido, son opuestos, la monocromía me aporta dos vías, lo místico y lo concreto, ilustra la división entre una bísqueda espiritual y el deseo de enfatizar sobre la presencia material de un objeto como una realidad concreta y no como una ilusión, en mi obra de nuevo encontramos los opuestos: el objeto como tal y el icono místico.

 

AA: En tu trabajo hay notorios pasos, exigentes y concretos ¿cómo  logras vencer toda la complejidad que te has impuesto asumiendo el vaciado de la porcelana sobre "formas previas" creadas a partir de objetos de uso cotidiano, como por ejemplo la cestería del Amazonas, alpargatas llaneras, sombreros Wayuú, entre otros?

 

BARBIERI: Estos son retos, cada obra es un reto maravilloso que se disfruta desde la idea hasta su instalación, me dejo llevar por la intuición, la idea se convierte en proyecto, el proyecto en obra y no me detengo a pensar cuán complejo pueda ser convertir la idea en obra porque siempre pienso que  "todo es posible".

 

AA: ¿Ese detalle serigrafiado que le imprimes al cuerpo de la obra se lleva como piel o como epidermis existencial?

 

BARBIERI: La función primordial de la piel es la de "contener al cuerpo". Protegerlo de agresiones del medio externo: frío, calor, amortiguar traumatismos, pienso que en el caso de mi obra se lleva como piel.

 

AA: Noto que "coqueteas" con el espacio para implantar tus instalaciones. ¿Te lo propones como alianza o como recurso museográfico?

 

BARBIERI: es más como una alianza, es una sociendad que me gusta establecer entre el espacio y la obra.

 

AA: Y hablando de espacio, tu hábitat-refugio en las afueras de Valencia es realmente privilegiado. estar rodeada de frondosos árboles que apuntan al cielo, caminos de tierra cubierta de arbustos floreados, de bandadas de pájaros y mariposas por doquier es realmente alucinante. ¿Internalizas toda esa presencia natural en la obra?

 

BARBIERI: Ese espacio es maravilloso fue visualizado y encontrado y si, es realmente alucinante, ese paraíso natural me proporciona la tranquilidad y el silencio necesario para crear, pienso que las obras se impregnan de todo cuanto acontece durante su creación de manera que es muy probable que mucha de esa energía se quede plasmada en ella.

 

 

Más allá del esfuerzo que Barbieri se ha impuesto por desarrollar desde el arte un verdadero proyecto de vida, su obra en esta etapa de creación no es más que una excusa para reforzar esa necesidad de encontrar verdaderas respuestas a esos espejos humanos en los que continuamente se mira y permitirle retratar todo cuanto acontece en su vida diaria. El trabajo arduo y la fe encontrada en él crean su propia fortaleza, como una comunión diaria.