Exposición Realidad Codificada. Espacio 5. Valencia

 

La elaboración de objetos en cada cultura viene acompañada de una carga informativa propia de cada sociedad, otorgándole rasgos que a su vez la caracterizan.

 

Estos rasgos se evidencian por medio de códigos que encierran un trasfondo discursivo y expresivo en el cual se cruzan componentes estéticos, míticos, mágicos y simbólicos, en los cuales se dejan ver los modos de existencia de cada cultura. Operando en cada objeto y en cada manifestación un proceso de significación, comunicación y creación de sentido, en los que se expresan los rasgos identitarios.

 

Un sistema de codificación se evidencia en la síntesis presente en los objetos propios de cada cultura pero también en la mirada de cada individuo ya que esta viene dada por una programación social en la cual ya están establecidos ciertos paradigmas.

 

¨Cualquier mirada viene codificada. Vale decir que se produce de una manera socialmente convenida como si estuviese previamente programada, en el caso de los indígenas a través del trasfondo de los mitos fundacionales, de los cuales derivan los principios unificadores, que le confieren sentido a la vida de la comunidad y de la etnia sobre la base de un relato inmemorial, relativo al origen del mundo y de su cultura.”2

 

 

1/28

María Esther Barbieri, toma la cultura indígena venezolana como referencia para su propuesta plástica. Se acerca a la artesanía, a la cestería, a los tejidos, y a los utensilios propios de las etnias no solo por su apreciación estética, sino para estudiar estas culturas la Panare, la Warao, la Ye’kuana y la Yanomami para entender el valor simbólico presente en cada elemento, lo que le permite leer los códigos reales y a partir de allí ofrecer un código estético distinto bajo la reinterpretación formal, logrando una sustitución de los propios códigos de tiempo y espacio; de igual manera se acerca a los objetos del acervo popular venezolano.

 

Evocando una tradición ancestral pero bajo nuevos significados y formas, así revisa la tradición, la rescata y la protege del olvido y la abre a la posibilidad de cambio, dándole continuidad a la renovación de las formas bajo nuevos códigos de lo real que cambian la experiencia visual del espectador.

 

En las obras de Barbieri puede surgir una empatía visual por medio de un acercamiento puramente estético, pero si cada mirada que las observa viene acompañada de un conocimiento mas profundo, entonces se genera un plus que es propio del proceso mismo que la artista práctica en su obra, en la cual reuné materiales como la cerámica, el gres, la porcelana y las impresiones sobre acrílico para ofrecernos una realidad codificada. “Cualquier obra de arte es realmente una parte de un acontecimiento detenido o una emanación del tiempo pasado”1

 

Marisela Chivico

 

 

1 Kubler, George. La configuración del tiempo. Editorail Nerea, Madrid, 1988, p. 77

2 Erminy, Perán. Lo específicamente artístico. Exxon Mobil de Venezuela, 2005, p. 23